Esta vez hemos cambiado boda por bautizó, pero con una gran ilusión porque se trataba de Max el hijo de una amiga de la infancia. Buscaba algo íntimo, en casa, pero con todos sus detalles, catering, mesa dulce, barra de bar, y ella, una persona con mucho gusto en los detalles puso su granito en el evento. Detalles como árboles de chuches, decoración y regalitos los realizó ella misma. Toda la decoración se realizó en tonos azules y blancos dándole un tono de amplitud al espacio ya que aunque el lugar era grande, íbamos a incorporar mobiliario y más tarde con los invitados  el lugar quedaría reducido.

Para las bebidas hicimos servir nuestra bañera antigua, una mesa dulce con accesorios de decoración, caballo de madera turquesa, luces de ambientación, barra de porticones y una buena amiga le realizó unas preciosas guirnaldas de tela con el nombre incorporado.

La ceremonia comenzó a las 17:00h  y  después de ella todos los invitados esperaban en el patio de la casa decorado para la ocasión, el servicio de catering ya había sido montado con todo detalle por Gau, un self-service,   posiblemente se alargaría hasta la noche asi que pensemos en la opción de tener sillas para poder descansar en algún momento, unas sillas preciosas a juego de color turquesa plegables.

El lugar quedo listo para una celebración de lo mas chip sin salir de casa y todo quedo a la altura del mejor restaurante, a continuación os enseñamos algunas fotos del evento, si os apetece celebrar vuestra fiesta y necesitáis nuestras piezas solo tenéis que poneros en contacto con nosotras.